Movimiento Bolivariano Suroccidente Colombiano

GUERRILLEROS EN LAS CARCELES RECLAMAN EL DERECHO A LA SALUD

Por: Delegación de Paz FARC-EP. Noviembre 13, 2015

Con una jornada de desobediencia civil carcelaria los prisioneros  políticos de las FARC-EP confinados en trece cárceles visibilizan ante el  país y el mundo  su  padecimiento por las flagrantes violaciones a sus Derechos Humanos en prisión.  Cinco días completan los guerrilleros prisioneros  en huelga de hambre desde los penales de ERON-picota, Acacias, Combita, Villavicencio, Buen pastor, Arauca, Cúcuta, Palo gordo en Santander, Jamundí, San Isidro de Popayán, La Dorada, Pedregal y Bellavista de Medellín, Heliconias de Florencia, la Tramacúa de  Valledupar y Picaleña de Ibagué.

Nuestros compañeros guerrilleros dan a conocer la petición profundamente humanitaria de que se conceda la libertad, o en su defecto, se extinga la responsabilidad y sanción por razones humanitarias a las  prisioneras y prisioneros políticos con graves problemas de salud, a quienes están en la tercera edad o con discapacidades y a mujeres gestantes o lactantes, que se encuentran en situaciones de salud incompatibles con la reclusión. Estos casos suman por lo menos 71 considerando solamente los de gravedad más extrema.

La Jornada Nacional de Protesta, de carácter pacífica e indefinida  de más de mil prisioneros  se mantendrá hasta cuando se den medidas efectivas que, a los casos de salud más urgentes, se resuelva los problemas de pésima alimentación, el aislamiento familiar, el régimen cuartelario de  visitas y  las intimidaciones que los funcionarios del INPEC ejercen contra los prisioneros amenazándolos con trasladarlos a los calabozos de aislamiento.

Es urgente mejorar la atención médica para toda la población carcelaria del  país. En todos estos años la EPS CAPRECOM ha  demostrado incapacidad e ineficiencia para atender los requerimientos de salud de los presos. Las condiciones de salubridad se han agravado en general por la injustificada omisión médica o tratamiento negligente en cabeza del Estado, en contravía de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario.

Se cumple un año de haberse abordado en la mesa medidas de confianza entre las partes y compromisos para el desescalamiento del conflicto, entre los que se encuentra la búsqueda de soluciones a los problemas carcelarios. Es el momento para que se den resultados que correspondan con los múltiples gestos y expresiones de voluntad de paz que las FARC-EP han demostrado desde el inicio del proceso y durante su desarrollo, no solo mediante declaratorias unilaterales de cese al fuego sino mediante la entrega de prisioneros.

Si estamos próximos a la firma del acuerdo final, por qué no disminuir el padecimiento y el dolor de los guerrilleros con estado de salud más graves, como por ejemplo los casos de:

-ISAAC ARIAS LÓPEZ  con traumatismos en miembro inferior derecho y codo derecho ocasionado por proyectil de arma de fuego, además de padecer una osteomielitis crónica.

-EDISON MARTÍNEZ LEÓN con tutor hace más de un año en el peroné y la pierna está necrosada. Solo para citar dos casos.

Señores del Gobierno, solo es sentido humanitario lo que piden nuestros guerrilleros y guerrilleras en prisión, mientras se pone en marcha la Jurisdicción Especial para la Paz.  Su clamor es por el respeto a las más elementales normas de los Derechos Humanos como son,  el Derecho a la salud, a la vida y a la dignidad aun estando en condición de prisioneros. Que el atentado contra la salud de los guerrilleros y guerrilleras  no siga haciendo parte del sistema de castigo que imponen las leyes y las prácticas degradadas del sistema penitenciario colombiano.

¡Toda nuestra solidaridad con nuestros compañeros y compañeras que hacen de las cárceles otra forma de lucha!

DELEGACIÓN DE PAZ DE LAS FARC-EP