Movimiento Bolivariano Suroccidente Colombiano

UN DÍA HISTÓRICO PARA COLOMBIA. SE LLEGÓ A UN ACUERDO FINAL DE PAZ

Por: FARC-EP. 25 agosto 2016

Rueda de prensa en el Salón de Protocolo del Laguito 24 de Agosto 2016

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Gobierno Nacional de Colombia llegaron a un acuerdo definitivo de terminación del conflicto armado después de casi 4 años de conversaciones de paz en La Habana. 


En una ceremonia que contó con la participación de delegados de los países garantes, Cuba y Noruega, enviados de los países facilitadores, Venezuela y Chile, representantes del gobierno de los Estados Unidos y la Unión Europea y la presencia de la prensa nacional e internacional, las partes anunciaron la culminación de los diálogos y la obtención de un acuerdo final que busca poner fin al conflicto armado interno colombiano.

El gobierno de Colombia anunció que el texto final será sometida a votación popular a través de un plebiscito para la aprobación, por parte la ciudadanía, de los acuerdos y su refrendación política. 

El acto, llevado a cabo en el salón de Protocolo de El Laguito, inicio con la lectura del Comunicado Conjunto 93 por parte de los representantes de los países garantes, que comunicó oficialmente al mundo la obtención de un acuerdo final, completo y definitivo sobre todos puntos planteados por las partes al inicio de los diálogos.

Horas antes del anuncio oficial, el Jefe del Estado Mayor Central de las FARC-EP, Timoleón Jimenéz sostuvo un diálogo telefónico con el Canciller de Noruega Børge Brende quien le expresó sus felicitaciones por el acuerdo y reiteró su disposición ayudar en la verificación y cumplimiento de los mismos. El comandante de las FARC-EP le agradeció los oficios de su país y la importante labor de su enviado especial Dag Nylander en la mediación con el Gobierno.

Durante su intervención, el jefe de la delegación del gobierno colombiano, Humberto de la Calle, afirmó que la paz "abre la puerta a una sociedad más inclusiva, en la que nadie tendrá miedo de su seguridad como consecuencia de sus ideas políticas" y que no se debe celebrar el asilencio de las armas, sino la oportunidad de un nuevo camino para Colombia. 

En cuanto a la aplicación de los acuerdos, De la Calle afirmó que "el cumplimiento del acuerdo depende de la sociedad colombiana, en primer lugar, con el voto [haciendo referencia al plebiscito] y luego con el compromiso".

Las FARC-EP a través del jefe de su delegación, Iván Márquez, expresaron que este no era el final de la organización, sino su transformación en la lucha por un país mejor para millones de colombianos y un triunfo para todo el ellos con la llegada del fin del conflicto, "Creo que hemos ganado a la más bella batalla, la paz de Colombia" señaló el jefe negociador."

Además, expresó respecto a los acuerdos que "tenemos la convicción de que hemos interpretado con precisión la sensación de nuestros compañeros de armas e ideas, que siempre lucharon en la creencia de una solución política al conflicto y la construcción de un país justo".